Seeking MagazineSeeking Magazine

Español |English

Facebook Facebook | Flickr Flickr | Twitter" Twitter | Rss Entries (RSS)

Raphaël Bourelly

Raphaël Bourelly es un fotógrafo residente en París. Empezó como aficionado de técnico de laboratorio y después descubrió que también le interesaba estar al otro lado, detrás de la cámara. Trabaja en analógico y le gusta pensar cada foto que hace y no malgastar el tiempo en hacer un montón de fotografías.
Me gusta su fotografía de paisaje porque sabe capturar la belleza de los lugares, sean estos urbanos, en la periferia o rurales. Su estilo es limpio, con un cuidado detalle en las composiciones y un manejo excepcional de la luz y el color.

Seeking Magazine: Cuéntanos algo sobre tu interés por la fotografía. ¿Cómo fueron tus comienzos?

Raphaël Bourelly: Hace poco más de dos años que empecé con la fotografía, es algo relativamente reciente. Antes había trabajado un poco en laboratorio, pero como aficionado, y tomar fotografías no me interesaba, era sobretodo la magia del laboratorio lo que me gustaba… Después de dos años, dejé el laboratorio a causa de mis estudios, o tal vez por causa de pereza, no lo se. Luego, volví a la fotografía, y se ha vuelto en algo muy importante para mi, es un medio de creación y de comunicación que me viene muy bien ahora: me gustan las libertades y los límites asociados con ella.

Raphaël Bourelly

SM: ¿Cuándo hiciste este viaje a Mongolia? ¿Qué sitios visitaste allí?

RB: Me fui allí a finales de agosto a pasar tres semanas, y dado el gran tamaño de este país, no pude ver mucho en un plazo tan corto, y además, siempre he preferido tomarme mi tiempo viajando. Pienso que más vale ver menos cosas pero tranquilo, que ver muchos sitios turísticos.
Fui con mi novia Audrey, y cuando llegamos, fijamos cuáles eran nuestras prioridades, y de inmediato nos pusimos de acuerdo: ¡era el desierto de Gobi!
Nos fuimos allí a pasar una semana, y para contrastar un poco con el desierto, quisimos ver lo que era más parecido a la montaña, sin tener que tomar un avión. Así pues, nos fuimos a Tsetserleg después del desierto, al oeste de la capital, y de ahí, paseamos en caballo durante cuatro días en dirección a Hoh Nuur, un lago completamente perdido en la montaña. Pocas veces había experimentado una sensación como aquella: la sensación de estar en otra planeta… Tal vez era también el dolor de mi culo que me hacia delirar un poco, ¡quién sabe!.
Después, vuelta a Ulaanbaatar, y dos días después, estábamos en el avión de regreso… Lo que puedo decir es que el tiempo se pasó muy deprisa.

Raphaël Bourelly

SM: ¿Qué conocías de Mongolia antes de visitarla? ¿Tenias algún conocimiento previo de la región?

RB: Si te digo la verdad, nada realmente. Claro que tenia algunas imágenes de tarjetas postales en la cabeza, y muchas historias de guerreros mongoles, pero nada más. Fue Audrey quien me convenció para hacer esta aventura ¡aunque no fue muy difícil convencerme!

Raphaël Bourelly

SM: ¿Qué es lo que más te impacto de esta experiencia?

RB: ¡Bravo por la pregunta!… Francamente, no se que decir, realmente fue un viaje riquísimo. Por supuesto pude disfrutar de paisajes totalmente increíbles, y de la gente de este país. Ya sé que no soy un gran fotógrafo de retratos, pero eso no significa que yo no sea sensible a los seres humanos, todo lo contrario, Fue una muy buena sorpresa, mas bien, no sabia que es lo que me esperaba. Me quedé con un excelente recuerdo de este pueblo, muy hospitalario, humano, curioso, y sin embargo discreto.

Raphaël Bourelly

SM: Cuéntanos que te interesaba contar o mostrar de este lugar.

RB: Otra pregunta muy difícil…
Al principio, como decía antes, no sabía realmente lo que iba a ver, pero rápidamente me encariñé de los paisajes mongoles, entre otras cosas porque ilustraban muy bien algo que exploto mucho en mis fotos: el vacío.
Tengo que admitirlo, las estepas son sobre todo mucho vacío (a primera vista en todas direcciones), así que a veces casi te da vértigo, y se pierde la noción de escala, y cosas bastante cercanas te parecen como si estuvieran alejadas a un par de horas caminando, y viceversa.
Regresé con la sensación de no haber visitado lo suficiente la capital Ulaanbaatar, la cual me parece muy representativa de la Mongolia actual. Pero ¡no importa! tendré que volver, porque pienso que había mucho más que hacer.

Raphaël Bourelly

SM: ¿Qué te pareció el estilo de vida de sus habitantes? ¿Conociste a diferentes tipos de etnias?

RB: Me enteré rápidamente de que había varias etnias en Mongolia, cada una con sus propias costumbres, pero, como decía antes, no pude ver muchas cosas y no disfruté del tiempo suficiente para realmente darme cuenta de eso. Pude observar algunas diferencias entre la gente que encontré en el Gobi, y la gente de las montañas, pero nada “chocante” de verdad.
Me parece difícil hablar de los Mongoles, porque generalmente, tenemos una imagen muy imprecisa sobre el concepto de libertad, fabulosas cabalgadas, etc… No es que sea totalmente una mentira, pero tampoco debemos idealizar sus vidas: viven en un país explotado, debatido entre China y Rusia, y su modo de vida es muy arduo, aunque no lo muestren abiertamente, porque si hay algo seguro es que los Mongoles ¡son muy orgullosos!
Para hacerte una mejor idea de la vida de un Mongol, pienso que se necesita estar allí con ellos por lo menos un año entero, y vivir lo que llaman el “Zuud”, que es su invierno con unas temperaturas extremas.
En este país, el clima siempre esta cambiando, y no podemos realmente darnos cuenta de lo difícil que es vivir en esas estepas.

Raphaël Bourelly

SM: ¿Planificaste lo que ibas hacer? o ¿fue algo que surgió de manera espontánea?

RB: Nos dimos cuenta enseguida de lo difícil que resultaba moverse en este país, especialmente por la ausencia de infraestructuras. Un detalle importante es que casi no hay carreteras en buenas condiciones en todo el país, lo que conlleva que cualquier desplazamiento lleve mucho más tiempo de lo normal. Al final, lo que habíamos planificado no sirvió para nada (o casi) porque no era posible hacerlo en tres semanas.
De todas formas, ¡nos fuimos muy contentos a pesar de la improvisación!

Raphaël Bourelly

SM: ¿Qué equipo fotográfico llevaste en el viaje y por qué razón?

RB: Solo llevé mis cámaras analógicas: una Mamiya 7II, con un objetivo 65 mm, y una Nikon FM2 con un 35 mm.
Desde la distancia que da el tiempo, ahora considero esa decisión un poco estúpida, porque esas dos focales son equivalentes, aunque no sean el mismo formato, y las cámaras y estos objetivos no tienen nada que ver. También tengo un 50 mm para la FM2, pero nunca lo uso…

No lleve equipo digital por tres razones: Primero, no se encuentra fácilmente electricidad corriente en el desierto, y no deseaba encontrarme con incapacidad de tomar fotos.
Segundo, hace ahora un año que uso casi exclusivamente cámaras analógicas para mis fotos personales.
Tercero, me pareció interesante estar limitado con el numero de fotos que podía tomar, puesto que sobretodo utilizo la Mamiya, la cual necesita película 120 que no se encuentra allí. Debido a eso, sabia que una vez mi provisión de película se agotara, ya no podría fotografiar nada. Esto me pareció muy importante, porque te obliga a buscar la “buena foto”, y también a veces, simplemente, a no fotografiar nada.
Puede ser primordial darse la libertad de no sacar fotos en ciertos momentos, porque a menudo vemos muchas personas que vuelven de viaje con una cantidad descomunal de Gigas de sus fotos. Generalmente, entre tanta cantidad, realmente hay muy pocas fotos interesantes, o representativas de un momento, y luego nos damos cuenta que hemos pasado la mayoría de nuestro viaje con una cámara entre nuestra mirada y lo que estábamos mirando, olvidándonos de disfrutar del momento presente.

Raphaël Bourelly

SM: ¿Alguna recomendación antes de embarcarnos en un viaje como este?

RB: Hacerlo joven ¡con el culo bien agarrado! Sinceramente, apenas tengo 26 años, pero a veces me sentí ¡como si tuviera 70!
Como en cualquier viaje, se necesita estar al acecho para aprovechar las oportunidades, y estar abierto.

Raphaël Bourelly

SM: ¿Tienes pensado el próximo viaje que harás?

RB: Bueno, estoy dividido, porque este viaje me dio ganas de descubrir más de Asia. Así que hay bastantes países que me atraen de allí.
Pero también me gustaría volver a Suramérica y Centroamérica donde he vivido durante casi un año… Me gustaría volver a ver Colombia, Ecuador, descubrir Bolivia. Y cuando tenga más tiempo ¡Argentina!
Y en cuanto a destinos más cercanos, también quiero visitar España, ¡que todavía no la conozco!
¡Y muchos otros destinos!

Raphaël Bourelly

Raphaël Bourelly

Raphaël Bourelly

Interview by Andrés Medina
For more information about Raphaël Bourelly take a look at raphaelbourelly.com and Flickr

Copyright © Raphaël Bourelly, All rights reserved. This photographs are not to be used as free stock.

Esta entrevista también está disponible en francés en el blog de Raphaël Bourelly.

4 Comments

Leave a Reply